Oporto, la belleza de lo decandente

 Os enseñamos lo que visitamos en 48 horas en una ciudad que sorprende.

oporto

Recorrer la ciudad de arriba abajo, ya que todas las calles acaban en el río Duero.

Entramos cruzando la ciudad en coche hacia el parking Luis I. Está justo cruzando el puente Luis, en la zona de Vilanova de Gaia. Lo vamos a dejar allí dos días, la situación es buena y nos lo recomiendan en nuestro alojamiento. El precio es de 10 euros al día en temporada alta, en temporada baja el precio por día son 7 euros. Justo al otro lado tenemos el apartamento. Nos va bien para coger el ascensor del propio parking que sube 8 plantas para dejarnos en la zona alta de la ciudad.

Parking Luis I Oporto

  • Puente Don Luis I 

Al salir del parking lo primero que vemos bien podría ser una foto de postal, el impresionante puente Luis I. Inaugurado en 1886 con una longitud de 385 metros y construido íntegramente de acero. Aumentan las ganas de conocer la ciudad admirándola desde la distancia. Una buena presentación de lo que nos deparaba.

Puente Luis I
Vilanova de Gaia con vistas a Ribeira

El río Duero, de casi 900 kilómetros de largo y al fondo el barrio de Ribeira. Con sus casas de colores de esas que tantas fotos vemos por Internet. El centro histórico de Oporto es Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 1996. 

Dejamos las maletas en el coche, ya que todavía no podemos hacer el check-in.

Decidimos empezar el recorrido cruzando el puente Luis I y subir hacia la Sé, la catedral de Oporto. La encontramos cerrada de 12:30 a 14:30, así que volveremos por la tarde, o quizá mañana.

Tiene una bonita terraza con buenas vistas. Empezamos a ver el potencial de esta pequeña pero espectacular ciudad.

Ha pasado menos de una hora, pero empezamos a darnos cuenta que la ciudad es un ir y venir de calles llenas de cuestas y escaleras. Marcar una ruta es recomendable para poder ver lo máximo posible sin cansarnos más de lo necesario.

escaleras-porto

 

Hace calor, y vamos bajando hacia la zona del río. De camino vamos pasando por  casas con la colada tendida en los balcones y ese olor tan típico de ropa limpia. Toda una zona decadente que embriaga como pocas. Vemos fachadas de azulejos, algo típico de la ciudad, estos están pintados a mano, dar un paseo sin rumbo es algo maravilloso en Oporto. La ciudad empieza a enamorarnos.

azulejos Oporto

  • El barrio de Ribeira

Es el barrio más famoso de Oporto. Lleno de pequeñas calles adoquinadas de estilo medieval declaradas patrimonio de la humanidad. Todas las casas de colores. Ninguna más adelantada que la otra, todas en línea.

Ribeira Oporto
Barrio de Ribeira

Paseando junto al río llegamos a la Praça de Ribeira, esta plaza rodeada de casas con azulejos en las fachadas. 

Decidimos parar a tomar una cerveza mientras mirábamos el mapa y los diferentes puntos de interés. Superbock es la típica cerveza portuguesa, está bastante bien. Pagamos 5€ por las dos.

super-bock
Cerveza Portuguesa

Son las 13:30, empezamos a buscar un sitio donde parar a comer. Aquí los restaurantes suelen llenarse pronto y normalmente no aceptan que esperes a que alguien vacíe su mesa,  directamente te dicen que no tienen sitio.

Tenemos suerte, y justo al lado de donde estábamos tomando las cervezas está el restaurante que habíamos encontrado en Internet. Jimão tapas e vinhos

Pedimos tapas: pulpo, salteado de morcilla con cebolla y manzana al Oporto, gulas con gambas, tosta de brie y una variedad de panes con aceite, vinagre de modena y olivas. De postre peras al vino, dos coca-colas y café por 39€. Buena atención y buena comida a un precio un poco alto pero no está mal para estar en el centro.

comida-oporto
Gulas con gambas, tosta de brie con jamón, morcilla con patatas y cebolla y peras al vino

Salimos del local y vamos andando junto al río dirección a Miragaia, siguiendo las vías del tranvía.

  • Iglesia de San Francisco y las Catacumbas 

Las entradas cuestan 3€ y dan acceso a la iglesia y a las catacumbas, que están justo en la entrada.

La iglesia desde fuera parece algo austera, las fotos dentro están prohibidas, con lo cual respetamos la petición. Pero es la iglesia más impresionante junto con la iglesia del Carmen de estilo barroco del s.XIII. Todas las paredes están llenísimas de imágenes de querubines y monjes, junto con kilos y kilos de pan de oro.

porto
Iglesia San Francisco Oporto

Bajamos a las catacumbas, hasta 1845 todas las personas se enterraban en las iglesias, no existían los cementerios.  También hay un sótano escalofriante llena de huesos que se pueden ver a través de pequeños huecos con rejas en el suelo.

catacumbas-iglesia-san-francisco-porto
Catacumbas Iglesia San Francisco

Salimos y continuamos caminando río abajo dirección Miragaia, desde un puente vemos un local que nos llama la atención, la fachada está decorada con sillas, es un local de antigüedades “vintage” como se dice ahora.

vintage-oporto
Local vintage zona Miragaia

Justo en la entrada hay unas pequeñas mesas donde sirven bebidas. Entrando a la izquierda ya vemos dos bicicletas oxidadas por las cuales piden un precio curioso. Venden todo tipo de objetos, desde postales, maletas, cámaras de video/foto, patines antiguos, maquinas registradoras, incluso hay un coche clásico,  aunque este último no pone precio, no sabemos si estaba en venta. Si así fuera su precio sería bastante alto.

  • Centro Portugués de Fotografía

Salimos del local y llegamos al centro Portugués de fotografía, donde la entrada es totalmente gratuita, es trata de un antiguo edificio de 1767 del cual hasta 1974 fue utilizado como cárcel.

centro-fotografía
Centro fotografía

Justo entrando tenemos la primera cámara fotográfica de 1900, una pedazo de maquina con ruedas para transportarla.

Toda la planta de abajo son exposiciones y fotografías. En la la última planta hay cientos de cámaras de todo tipo. Echamos de menos alguna explicación más de algunos tipos de cámaras, pero es muy curioso de visitar.

centro-fotografía-oporto
Centro fotografía
  • Iglesia y Torre dos Clérigos

Salimos en dirección hacia la torre de los clérigos, justo al lado tenemos un par de tiendas. Una de ellas, nos parece muy curiosa.  Sus paredes están completamente cubiertas de latas de sardinas un tanto peculiares “casa oriental” se llama, todas tienen pintados años de nacimiento,  cada uno de ellos explica que pasó en ese año, nunca habíamos visto una tienda así.

torre-clérigos-oporto
Torre de los Clérigos
latas-sardinas-fecha-nacimiento-porto
Casa Oriental

Al lado tenéis una tienda especializada en buñuelos de bacalao con muy buena pinta.

Ahora es el momento de decidir si queréis subir a la torre, 225 escalones y más de 70 metros,  donde hay unas buenas vistas de la ciudad.

Seguimos nuestro recorrido pasamos por la librería Lello, pensábamos que al ser domingo estaría cerrada. Está abierta todos los días de 10 a 20. Hay una larga cola para entrar. Nos pasaremos mañana. 

Damos un paseo por la Rua de las Flores con sus casas de azulejos y colores tonos pastel.  

  • Estación de Sao Bento

Otros de los puntos de interés importantes de la ciudad, es la estación de San Bento. Una impresionante estación de trenes de 1903. Sus más de 20.000 azulejos que adornan su vestíbulo principal representan batallas históricas. Entrar en la estación es como trasladarte en el tiempo, ayuda soñar con épocas lejanas y sus largos viajes en tren.

sao-bento-oporto
Estación de Sao Bento
  • Iglesia del Carmen

La iglesia “do Carmo” de finales del s.XVIII posee uno de los murales de azulejos en la fachada más bonitos. Las iglesias de Oporto son de las más impresionantes que hemos visitado, se te va la vista a todos lados.

iglesia-do-carmo
Iglesia do Carmo
iglesia-do-carmo-porto
Interior iglesia Do Carmo

Nos pasarnos por el apartamento para hacer el check-in. Nos alojamos en Ribeira Cinema Apt.

La ubicación es perfecta, nuestra habitación tiene vistas al rio Duero y al puente Don Luis I, una maravilla. La habitación es bastante amplia y está reformada, con una pequeña cocina.

apartamento-ribera-cinema
Ribera Cinema

El chico que nos atiende es muy simpático, nos explica un poco la vida en la ciudad y también nos cuenta que todas las grúas que se ven repartidas por la ciudad están construyendo más guesthouses, hoteles y residencias de estudiantes. 

  • Jardín  do Morro

Subimos a los jardines do morro en Vilanova de Gaia para ver atardecer.  El mejor lugar para ver el atardecer sobre el Duero con las orillas de Oporto y Vilanova de Gaia a cada lado. Cruzamos el puente y cogemos el ascensor del parking, lo cual nos evita tener que subir un trozo de calle. También podéis coger el teleférico que está un poco más adelante del paseo.

atardecer-oporto
Atardecer jardín do morro

Arriba en los jardines hay bastante ambiente, un local de copas con vistas al río, chiringuitos repartidos por los jardines y música en directo. Cogemos un par de Superbock por 2,4 € y nos sentamos tranquilamente en el césped… Estamos mediados de Agosto y a pesar de que ha sido un día caluroso a partir de las 19:45 empieza a refrescar. Nos quedamos un poco más, hasta las 20:30 para ver el sol esconderse.

Vamos bajando, pasamos por el apartamento y buscamos un sitio que nos habían recomendado para cenar “A Bolina”. Es un restaurante justo al lado de nuestro alojamiento pero está lleno, así que toca buscar opciones. Los restaurantes al borde del río también están llenos, así que nos alejamos un poco del bullicio.

Entramos en “the wine box” .En esta ocasión lo sentimos pero no podemos hablar bien del local. Viene una camarera con una tablet donde tenemos que ir seleccionando lo que queremos. La carta parece más de un restaurante español que de uno portugués. Pedimos una botella de vino, no tienen carta de vino así que tenemos que dejarnos recomendar por la camarera. Para comer un plato de entrecot que trajeron frío y con mucha grasa, unas bravas que nunca nos sirvieron, y tres montaditos. Finalmente, tras pedir dos veces las bravas, pedimos la cuenta sin que nos las sirvan, no parece que les importe demasiado.

La cena había sido un poco amarga, así que de vuelta al apartamento pasamos por una crepería a endulzarlo con Nutella.

Si después de la cena os apetece salir, los locales se mueven por las Galerías de París. En esta zona se encuentran todo tipo de locales para todos los gustos.

Damos por terminado nuestro primer día por Oporto. Mañana nos espera otro día agotador.

Segundo día

Son las 8:30, desayunamos zumo con tostadas y café con leche en un pequeño bar de al lado,  hoy el día está tapado, el cielo a pasado de azul a un gris claro, y la temperatura ha bajado, cosa que se agradece, la verdad.

  • Sé, la catedral de Oporto

La Sé se sitúa por encima de todo el laberinto de callejuelas, es un imponente edificio construido en el s.XII. Desde su amplia terraza tendréis unas bonitas vistas de la ciudad y es otro de los puntos desde los que disfrutar del atardecer de Oporto.

Desde el exterior parece una fortaleza. La entrada a la iglesia es gratuita, entrar al claustro y los patios cuesta 3 euros.

catedral-se-oporto
Catedral Sé

Todas las paredes del claustro están cubiertas de azulejos blancos y azules del s.XVIII  con escenas del cantar de los cantares. Bonito juego de luces y sombras que entran y salen de los arcos que dan al patio central.

Después del claustro visitamos también las capillas y subimos la parte superior donde más azulejos cubren sus paredes y las acompañan dos grandes torres.

Una visita imprescindible sin lugar a dudas.

  • Iglesia de San Idelfonso

En la Praça de Batalha se encuentra esta bonita iglesia barroca.

San-ildefonso-oporto
San Ildefonso

Continuamos por la rua de Sta. Catarina, una calle llena de tiendas y boutiques, todo el suelo es de piedra blanca.  Aquí se encuentra el famoso café Majestic, la tetería más famosa de Oporto, con decoraciones doradas y butacas de cuero. Un local de otra época.

Santa-Catarina-oporto
Sta.Catarina
  • Mercado de Bolhao

Después seguimos subiendo en dirección hacia el mercado do Bolhao, justo enfrente está la Confiteria de Bolhao, dicen que en ella hacen los mejores pasteles de nata así que compramos dos. Es casi la hora de comer así que los guardaremos para el postre. Una de las cosas que más nos llaman la atención son la cantidad de panes y su variedad. El pan dulce de  Jimão nos gustó mucho.

pastel-nata-oporto
Pastel de nata

Entonces entramos al mercado y justo en la entrada un curioso músico con una caja de música. Acompañado de una niña que no tendría más de 5 años, y animales. Una estampa un poco chocante.

Ya dentro del mercado, tiene absolutamente de todo,  quesos, embutidos, frutas, flores y también souvenirs y paradas de degustación de vino.

mercado-do-bolhao
Bolhao
  • Capela das Almas

Se encuentra en la Rua Santa Catalina. Sus paneles de azulejos representan la vida de diferentes santos.

capela-das-almas
Capela das almas

Se acerca el mediodía, es la hora de comer, hoy toca probar el plato típico de la zona, la francesinha. Un bocadillo con ternera, mortadela, salchichas queso fundido huevo, patatas y salsa de cerveza.

La queremos probar donde dicen hacen las mejores, en Café Santiago. Se encuentra en la Rua Passo Manuel 226 , cerca de Sta. Catarina.  Ya en la puerta, unas 10 personas hacen cola, una chica sale del restaurante y nos toma nota,  a los 30 minutos ya éramos unas 30 personas, no paraba de venir gente. Han pasado 45 minutos y entramos a comer.

francesinha
Francesinha

Dos francesinhas Santiago y un par de superbock.  En total 22€, lugar 100% recomendable. A pesar de las colas y lo lleno que está el sitio, todo va fluido y el servicio es rápido.

  • Librería Lello

Llegamos y una larga cola para entrar nos espera, una chica de la misma librería nos indica donde se compran. Calle arriba en una tienda que hace esquina, entrar cuesta 4 euros. Desde 2015 empezaron a cobrar entrada ya que el negocio no era viable. La gente solo entraba a mirar y nadie compraba nada. Ahora reembolsa el dinero de la entrada descontándolo de la compra algún libro. Hay pocos libros en español, la mayoría son en Inglés o Portugués.

libreria-lello
Lello

Este negocio neo-gótico de 1906, tiene altas estanterías, molduras de yeso que imitan madera y un brillante techo de cristal de color. El mayor interés se lo lleva la imponente escalera de madera y suelo rojo, donde J.K. Rowling se inspiró para escribir la saga Harry Potter. Pasamos un rato mirando libros y disfrutando del momento.

libreria-oporto
Escaleras Lello
  • Avenida dos aliados

Otro punto de interés de la ciudad, es la plaza central de Oporto. Destacan sus edificios ‘art noveau’ del siglo XX. En la plaza da libertade se comunica el antiguo con el nuevo Porto, la plaza se encuentra presidida por el edificio del ayuntamiento. Nos sentamos en unas sillas ancladas al suelo a comernos nuestros pasteles de nata.

Ayuntamiento-oporto
Ayundamiento
  • Arte callejero

Vamos camino a la Rua Miguel Bombarda, el ayuntamiento dio luz verde para que los artistas callejeros dieran rienda suelta a su creatividad en fachadas, muros,  edificios vacíos y paredes. 

Nos encontramos en la zona más hipster de a ciudad. Tiendas, un centro comercial con tiendas modernas, peluquerías, tiendas vintage…

Es el epicentro artístico de Oporto,  donde el primero mural inaugurado es el que nos encontramos, en 2014. El Quijote.

arte-callejero-oporto
Quijote

Otros populares en instagram , el corazón de Viana.

corazon-viana
Corazón de Viana

Las cajas de luz de las calles decoradas con césped artificial simulando la barba o el pelo.

arte-callejero-oporto
Arte Callejero
  • Jardín del palacio de cristal 

Continuamos dirección al río, hasta llegar a los jardines del palacio de cristal, aquí se encuentran las letras de Oporto.

oporto
Palacio de cristal

Nos adentramos en los jardines, podemos ver un pavo real paseándose entre los turistas. Verdes jardines, fuentes y miradores a la ciudad.

mirador-oporto
Uno de los miradores del palacio de cristal

Cruzamos los jardines y vamos bajando hacia el río, más abajo las calles se estrechan y parecen no tener salida. Los jardines tienen varias salidas, acabamos llegando al borde del río, aquí hay una parada de tranvía, el N1.

tranvia-oporto
Tranvía
  • Viaje en tranvía

Estos antiguos tranvías tienen un precio de 3€ el billete individual, y funcionan desde 1895 en un estado de conservación muy bueno, ahora son eléctricos.

tranvia-oporto
Tranvía

Llegamos al barrio de Ribeira, un poco antes del puente Luis y cruzamos por los restaurantes del lateral, paramos a tomar un par de copas de vino a Bacchus. Un lugar donde sirven muchísimos tipos de vinos y catas, donde nos aconsejan acorde  a nuestros gustos.

Otro lugar desde el que tener unas buenas vistas de la ciudad es el Monasterio de la Sierre del Pilar en Vilanova de Gaia. 

Puente-don-luis-I
Puente Don Luis desde Monasterio Serra del Pilar, Vilanova de Gaia

El día se va acabando, así como nuestra visita a Oporto,  buscamos un lugar para cenar en Vilanova de Gaia.

  • Fin de viaje

Nos ha gustado mucho nuestro viaje de dos días. Quizás con un día más podríamos haber hecho un crucero por el Duero, ir a visitar la casa de la música,  ir a cenar buen pescado a Matosinhos, visitar las bodegas de vino, acercarnos a la playa en Foz do Douro…

Por último y antes de dejar la ciudad pasamos al lado del Ponte de Maria Pia. Es un puente ferroviario construido por Gustave Eiffel. Es un puente de un solo arco, impresionante al igual que el Puente Don Luis I.

Estamos contentos, el viaje ha dado de sí. Mañana nos esperan más de 1.000 kilómetros de coche de vuelta a casa. 

Finalmente y, concluida nuestra experiencia podemos decir que nos llevamos muy buenas sensaciones de la ciudad y la recomendaríamos sin duda a otros viajeros. Oporto es una de esas ciudades que nos ha encantado.

puente-luis-oporto
Fin del viaje

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: