Abadia de Fontfroide

<span class="dojodigital_toggle_title">Abadia de Fontfroide</span>

Abadía de Fontfroide

VISITA A LA ABADÍA DE FONTFROIDE

Un poco de historia de la Abadía de Fontfroide

La abadía cisterciense de Fontfroide fue fundada en 1093, en un terreno cedido por el vizconde de Narbona a unos monjes benedictinos. La abadía toma el nombre del agua fría de un pozo situado en el patio de trabajo, Fontfroide, la fuente fría. Fue después del año 1145 cuando Fontfroide se desarrolló realmente tras su vinculación a la Orden del Císter. Los monjes cistercienses viven austeramente abogando por la pobreza y la sobriedad arquitectónica.

Gracias a donaciones y redenciones de tierra la abadía se convirtió en la más rica de la cristiandad y crece rápidamente, a petición del rey de Aragón la orden se extendió a Catalunya formando el Monasterio de Poblet.

La peste negra de 1348 acaba  con casi toda la comunidad.

Desde el siglo XV hasta la Revolución francesa, Fontfroide vive bajo el régimen de la encomienda. Este régimen consistía en que abades nombrados por el Papa o por el rey de Francia se ocupaban de gestionar las finanzas de la abadía quedándose el beneficio de las rentas y dejando un ingreso mínimo a la comunidad. Esto empobrece a la orden en la que en 1594 solo quedan siete monjes.

En 1858 los cistercienses de la Inmaculada Concepción establecieron en la pobreza más absoluta la nueva comunidad en Fontfroide hasta que en 1901 se exilian es España y abandonan la abadía.

En 1908 pasó a manos particulares y se recupera, restaura y a día de hoy siguen manteniendo el lugar y transmitiendo su historia.

Patio de honor de la abadía de Fontfroide

patio de honor abadia de fontfroide

Comenzamos la visita por el patio de honor creado entre el XVI y XVII, desde el se puede acceder a los diferentes espacios de la abadía. El arco central está cerrado por una reja de hierro forjado y adornado con un frontal clásico.

Capilla de los extranjeros

Desde el patio de honor también se accede a la capilla de lo extranjeros, fue la primera iglesia de la abadía, es a partir del siglo XII que se destina para los visitantes y peregrinos ya que estos no pueden acceder a la iglesia abacial.

Patio de trabajo o patio de Luis XIV

patio de trabajo abadia de fontfroide

En la Edad Media este patio albergaba diferentes talleres: la forja, la carpintería y la tahona. En el centro encontramos el pozo por el que corre agua muy fría y que da nombre a la abadía.

Dormitorio de los legos

dormitorio de los legos

Las abadías cistercienses albergan monjes y legos. Según la regla de San Benedicto los monjes no deben salir del recinto del monasterio, por lo que no pueden ir a trabajar en las fincas aledañas donde se produce todo lo que necesitan en la abadía.

Los legos son los que realizan estas tareas agrícolas, son de campesinos analfabetos con obligaciones monásticas reducidas.

Visitamos la sala que albergaba el dormitorio de los legos, esta podía albergar entre 200 y 250 legos. Los legos dormían vestidos en pequeños camas de madera uno junto al otro separados por tabiques de madera. Las vidrieras están formadas por restos de vidrieras llegadas de iglesias de Francia bombardeadas durante la primera guerra mundial.

El pasillo que bordea la despensa es el llamado callejón de legos, marca la frontera entre los edificios de los monjes y los de los legos. El pasillo permite a los legos acceder a la despensa y a la iglesia sin molestar a los monjes.

Sala Capitular

Es el lugar de reunión de todas las mañanas de toda la comunidad monástica para cantar la prima, la primera hora del día. Es aquí también donde se reparten las tareas y se establece el trabajo cotidiano y se habla de todo lo referente a la abadía.

El Claustro de la abadía de Fontfroide

claustro abadia de fontfroide

La vida espiritual de la abadía y su corazón es el claustro, sirviendo como galería de servicios, pasillo y lugar de lectura o meditación. En el siglo XIV se reforma el primer claustro siguiendo técnicas góticas y abandonando la austeridad original, consecuencia de la expansión de Fontfroide s mediados del siglo XIV.

Esta es una de las zonas más bonitas de la abadía.

Iglesia abacial

iglesia abacial

A diario los monjes se reúnen en la iglesia para realizar oraciones, entre 7 u 8 horas diarias. Las vidrieras no son para nada similares al ideal de austeridad de la orden cisterciense que solo tolera cristales de grisalla. Fue en el siglo XX cuando el propietario particular decide vestir las ventanas con las actuales vidrieras de colores deslumbrantes.

Rosaleda de la abadía de Fontfroide

rosaleda abadia de fontfroide

La zona más bonita de la abadía, está llena de rosales, arbustos, matas y flores de garriga. Se encuentra junto a la iglesia abacial,  fue rehabilitada en 1990 tras un incendio, cuenta con más de 2500 rosales de 14 variedades, desde 2013 cuenta con una variedad creada para la abadía, la rosa de Fontfroide. Desde la rosaleda se accede también a los jardines en terraza.

Información práctica

La abadía de Fontfroide se encuentra en la región de Occitania en el departamento de Aude en el valle de Les Corbières entre Carcassonne y Narbonne.

Está abierta todo el año excepto el 1 de enero y el 25 de diciembre.

El precio de la entrada de adultos es de 11,50€. Si quieres hacer la visita guiada con tablet son 13,50€ la duración aproximada es de una hora y media.

En su web encontraréis toda la información y horarios.

La visita a la Abadía de Fontfroide la hicimos durante una escapada al sur de Francia.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.